Muchas veces no nos damos cuenta de la cantidad de residuos que generamos. Desechamos papeles y envases constantemente. Y aún lo hacemos más los que tenemos un amigo de cuatro patas en casa. Todos los productos destinados a mascotas vienen envasados, en blísters o con etiquetas y partes plásticas. Sabemos por experiencia propia que no siempre es fácil saber a qué contenedor va cada cosa… ¿amarillo? ¿azul? ¿al de restos? Por eso hoy vamos a hacer un repaso de los envases y desechos que nuestros peludos generan (y que no son pocos). Reciclar envases es cosa de todos.

Reciclar envases tiene muchos beneficios, para el medio ambiente y para nuestra vida diaria. Estoy segura de que a todos os encanta dar largos paseos con vuestros perros por los bosques, parques, playas… El reciclaje de envases ayuda en gran medida a mantener esos entornos sanos y libres de residuos que en ocasiones tardan millones de años en desparecer.

Desde Ecoembes, una organización que cuida el medio ambiente a través del reciclaje de envases y el diseño sostenible de éstos, nos animan a todos los padres perrunos a clasificar los residuos y ayudar así a la conservación de nuestro entorno.

Reciclar envases de tu perro : Dónde va cada cosa

Los envases tienen una función clara: mantener los alimentos en buenas condiciones de higiene y conservación durante periodos de tiempo más largos. Hoy en día además de cumplir esa función, los envases se han convertido en un soporte donde las marcas dan información a los consumidores.

El modo de vida actual hace que cada vez usemos más envases. Y a pesar de que son muchas las empresas que trabajan para encontrar soluciones respetuosas con el medio ambiente, la cantidad de envases desechados sigue siendo tremendamente grande. Por eso es tan importante que todos aportemos nuestro pequeño grano de arena, clasificando esos envases para que puedan ser reciclados y reutilizados.

Los residuos de envases van al contenedor amarillo o al azul en función de su composición. Por lo general en el amarillo vamos a poner todos los envases plásticos y las latas, y en el azul los restos de papel y cartón.

Al contenedor amarillo…

  • Sacos de pienso de plástico. Y hacemos esta puntualización porque cada vez son más las empresas de alimentación de animales que presentan sus piensos en sacos de papel.
  • Latas de comida húmeda: Todas las que sean plásticas o metálicas.
  • Botes de champú, colonia…
  • Envases de las toallitas húmedas para mascotas.
  • Bolsas de chuches.
  • Las piezas plásticas que a menudo vienen con los collares y que se usan para colgarlos de los expositores en las tiendas.
  • Las bolsas de plástico que te dan en las tiendas al comprar lo que necesita tu perro. Lo ideal sería que llevásemos una bolsa reutilizable para realizar esas compras. Pero, si se nos ha olvidado debemos procurar utilizar esa bolsa de plástico todas las veces que podamos antes de ponerla en el contenedor amarillo.
  • Las bandejas de carne del supermercado, para los que lleváis una dieta BARF.

Al contenedor azul…

  • Sacos de pienso de papel.
  • Cajas en las que vienen las latas de comida.
  • Las toallitas húmedas para mascotas.
  • Cualquier resto de papel o cartón que tu perro haya originado.

¿Y las bolsas de recoger excrementos?

Si eres un dueño responsable (y si no lo eres deberías), cuando sales con tu perro llevas contigo las famosas bolsitas para excrementos. Y probablemente te haya asaltado la duda de dónde poner las bolsas.

Pues bien, las bolsas llenas NO van al contenedor AMARILLO aunque sean plásticos, ya que están llenas de materia orgánica. Por el momento no todas las comunidades autónomas tienen un procedimiento para la gestión de residuos orgánicos instaurado, por lo que de momento las bolsitas con las cacas van al contenedor de restos. Eso sí, siempre podéis procurar utilizar bolsas biodegradables, que siempre van a ser menos perjudiciales para el medio ambiente.

Cuida el medio ambiente con tu perro

Tristemente hoy en día todavía hay mucha gente cochina que va al campo, a la playa y a cualquier lugar y no se preocupan de recoger sus desechos de envases. Se trata de gente poco solidaria y que no piensan en el futuro ni en los demás, y poco podemos hacer sobre ellos.

Lo que sí podemos hacer es aprovechar nuestros paseos con los perros para limpiar un poco la naturaleza de esa basura que la afea y la perjudica tanto. Se que no es una labor que tendríamos que hacer, pero no nos cuesta nada llevar una bolsa y recoger lo que nos vayamos encontrando. Como decía antes, un granito de arena puede parecer poco, pero si todos lo hacemos causaremos un impacto enorme.

Nosotros solemos hacerlo en nuestras salidas con la enana. Sobre todo desde este verano. Estuvimos en una zona de Portugal con un playa prácticamente desierta a la que cada día llegaban montones de basura que traía el mar. Y también cada día había gente estupenda recogiendo esa basura. Por supuesto nos unimos a ellos, y cada día hemos vuelto a casa con dos bolsas llenas de envases que de otra forma hubieran vuelto al mar. Y desde entonces reciclar envases se ha convertido en un hábito. No es nuestra basura, pero sí es nuestro planeta y hay que cuidarlo.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: